Frederick Herzberg fue un psicólogo y consultor norteamericano profesor de la Universidad de UTAH.

En 1968 publica “Una vez más, como motiva usted a sus trabajadores”. Herzberg es, junto con Maslow, una de las voces más autorizadas traídas a colación cuando se habla de la motivación de las personas en el entorno profesional. A él le debemos el desarrollo acerca de la teoría de los factores higiénicos y los motivadores en el entorno de trabajo. Es cierto que a veces es un poco complicado entender sus enfoques y, por ello, me temo que no le hemos entendido demasiado bien al abordar el problema de la motivación en las organizaciones.

Frederick Herzberg planteó una teoría muy interesante acerca de la existencia de dos factores que orientan el comportamiento de las personas en las organizaciones. Así, y después de un amplio estudio, estableció algunas conclusiones bastante interesantes y que sospecho que hoy en día están demasiado olvidadas.

Por un lado, nos presenta los denominados Factores de higiene , extrínsecos o de insatisfacción. Cuando estos son buenos u óptimos evitan la insatisfacción de los trabajadores y su presencia no tiene un gran efecto en la satisfacción a largo plazo, es decir en la motivación. Pero cuando son pésimos si generan insatisfacción. En definitiva, si estos factores son llevados a niveles que los trabajadores consideran como aceptables no se dará la insatisfacción pero tampoco una actitud positiva reseñable. Por todo ello, la prevención de la insatisfacción es tan importante como el fomento de una motivación satisfactoria. Más claro agua.

Entre esos factores higiénicos, Herzberg señala aspectos de política de empresa, remuneración, las condiciones de trabajo, las relaciones con el superior, la vida personal y la relación con compañeros

Por otro lado, para Herzberg, la satisfacción en el entorno laboral es producto fundamentalmente de los denominados Factores de motivación, factores que ayudan a la satisfacción del individuo pero que, en cambio, tienen poco efecto sobre la insatisfacción. Estos factores motivacionales o factores intrínsecos, están bajo el control del individuo (persona) ya que se relacionan con lo que él hace y desempeña.

Entre esos factores señala rendimiento, trabajo en si, reconocimiento, responsabilidad, progreso profesional, etc.

Por el hecho de estar ligados a la satisfacción del individuo, Herzberg los llama Factores de satisfacción. También destaca que los factores responsables de la satisfacción profesional de las personas están desligados y son distintos de los factores de la insatisfacción. Para él “el opuesto de la satisfacción profesional no sería la insatisfacción sino ninguna satisfacción”

Para proporcionar motivación en el trabajo, Herzberg propone el “enriquecimiento de tareas”, también llamado “enriquecimiento del cargo”, el cual consiste en la sustitución de las tareas más simples y elementales del cargo por tareas más complejas, que ofrezcan condiciones de desafío y satisfacción personal, para que así el empleado continúe con su crecimiento personal. Lo que hoy denominaríamos empoderar.

Si echamos un vistazo a la realidad de muchas de nuestras empresas de hoy en día descubriremos que existen numerosos factores higiénicos que están perturbando de manera importante la actividad y la vida diaria de las personas en la empresa. De modo que su presencia genera un importante nivel de insatisfacción.

Mientras tanto, las prodigiosas mentes pensantes de numerosas compañías trabajan duramente en llevar a cabo proyectos con el ánimo de generar motivación en las personas, es decir en elevar la satisfacción de las personas en el puesto de trabajo y en la empresa.

Y me pregunto, ¿tiene algún sentido intentar motivar cuando existen numerosos factores de insatisfacción que no se solucionan? No es eso tirar esfuerzos a la basura y vivir en un entorno de permanente insatisfacción porque no se arregla lo que molesta y no termina de funcionar lo que podría satisfacer. ¿Influyen estos niveles de insatisfacción, de forma negativa, en la prevención de riesgos laborales?

Creo honestamente que si nos pusiéramos a pensar encontraríamos multitud de situaciones que están pendientes de arreglarse en las organizaciones y que ahí siguen enquistadas mientras tanto.

Por ejemplo echémosle un vistazo a los últimos informes de la empresa Otto Walter ¿Qué notas les ponen los empleados a sus jefes? de 2009 o al estudio “La alta dirección a examen” de 2010 y encontraremos numerosas pistas que nos están hablando de factores higiénicos que año tras año siguen presentes y sin solucionarse. Mientras tanto, es más que probable que, en esas mismas empresas se estén desarrollando rimbombantes proyectos orientados a la integración, desarrollo, etc. y que no terminan de dar sus plenos frutos o, al menos, con todo el potencial que se esperaba porque los factores de insatisfacción siguen presentes y cada año más acusados.

Veamos un sencillo ejemplo. Empresa que se ha fusionado. Redes de ventas que se fusionan pero, de origen, venían con diferente política de vehículos de empresa (uno mejor que otro). Pues bien, ese factor higiénico, si se soluciona, no va a aumentar la motivación de las personas pero con toda seguridad disminuirá el nivel de insatisfacción. Después de dos años el asunto sigue sin solucionarse y generando malestar. Mañana, cuando pongan en marcha un plan de talento (tan de moda) es posible que no motive demasiado porque muchas personas seguirán viviendo con una insatisfacción notable por culpa de una diferente política de vehículo de empresa que no se ha querido o no se ha sabido modificar.

Los ejemplos podrían ser muy numerosos, pero dejo a la imaginación del lector que piense en su empresa y encuentre factores higiénicos que están perturbando y generando insatisfacción. Seguramente, hallará muchos.

Es muy difícil avanzar si permanentemente hemos de tirar de un carro cargado con enormes lastres.

Una consideración final para los departamentos de recursos humanos que últimamente parecen mirar hacia todas partes buscando su razón de ser y su sentido. Más que buscar la felicidad en el puesto de trabajo (próximo congreso de Aedipe) ¿qué tal si miran hacia las realidades que, en muchos casos, están generando insatisfacción en las empresas?; ¿Qué tal si repasan lo que estudiaron de Herzberg?, ¿qué tal si vuelven a repasar lo que son los factores higiénicos?